Una obra maestra perdida de Klimt vuelve a Austria después de 60 años

Una obra maestra de Klimt vuelve a exponerse tras casi 60 años en el olvido. El venerado pintor austriaco Gustav Klimt pintó “Serpientes de agua II” en 1907 y tuvo una historia turbulenta antes de desaparecer en 1964.

Sin embargo, el cuadro puede verse ahora en el Museo Belvedere, una galería austriaca. Serpientes de agua II” representa a dos ninfas acuáticas luchando contra una serpiente roja y pertenece a la época dorada de Klimt, cuando realizó otras obras en pan de oro como “El beso”.

Es una obra deslumbrante, pero ha permanecido en el anonimato debido a que pasó años alejada de la mirada del público. Terminado en 1907, el óleo se intercambió al principio entre varios coleccionistas privados austriacos.

Una historia turbulenta para la pintura

Aunque el propio Klimt no era judío, muchos de sus mecenas a principios del siglo XXI pertenecían a la comunidad judía vienesa. Durante la Segunda Guerra Mundial, muchas obras de Klimt fueron robadas por el régimen nazi a sus propietarios judíos.

Tras la anexión nazi de Austria en 1938, “Serpientes de agua II” fue confiscada por el régimen a la judía austriaca Jenny Steiner, que huyó a Portugal. El cuadro pasó entonces a manos del cineasta nazi Gustav Ucicky, de quien se rumoreaba que era uno de los hijos ilegítimos de Klimt.

Ucicky conservó el cuadro hasta su muerte en 1961, donde lo legó a su esposa Ursula. La última vez que se expuso públicamente en Austria fue en 1964, antes de que el cuadro se diera por desaparecido hasta que volvió a aparecer en 2012.

De hecho, “Serpientes de agua II” había estado todo el tiempo en posesión de Ursula Ucicky. En 2012, Ucicky trabajó con Sotheby’s y los descendientes de Steiner, el legítimo propietario, para vender el cuadro por 103 millones de euros al agente de arte Yves Bouvier, repartiéndose los beneficios al 50%.

Bouvier la vendió al oligarca ruso Dmitri Rybolovlev en 2013, alegando que el propietario original aún la tenía a la venta y obteniendo unos beneficios de casi 70 millones de euros. Rybolovlev mantiene desde entonces un litigio con Bouvier por su engaño.

Rybolovlev volvió a venderlo en 2015 a un comprador no revelado.

El viaje de vuelta a Viena

El Museo Belvedere de Viena y el Museo Van Gogh de Ámsterdam localizaron el cuadro para preparar una nueva exposición sobre Klimt y aquellos en quienes se inspiró.

HomeArt, una colección fundada en Hong Kong por Rosaline Wong, ha prestado el cuadro al Museo Belvedere, renunciando a la cuantiosa suma de seis cifras que cuesta el seguro a cambio de la experiencia y la restauración del museo.

Fuente: Euronews

Gustav Klimt

Gustav Klimt

Pintor austriaco. Fue la figura más representativa del modernismo pictórico (Jugendstil) en el mundo de habla alemana. Se formó en la escuela de artes aplicadas de su ciudad natal y triunfó como autor de grandes pinturas decorativas en un estilo de corte academicista, del que constituyen un buen exponente las pinturas de la escalera del Museo de Historia del Arte de Viena.

En 1897, su interés por el arte de vanguardia lo llevó a abandonar la Asociación de Artistas Vieneses y a fundar, con algunos amigos, la famosa Secesión Vienesa, de la que fue el primer presidente y máximo exponente. Las pinturas murales alegóricas para la Universidad de Viena, en las que se advierte ya un evidente cambio de estilo, suscitaron duras críticas, por lo que el artista abandonó el encargo antes de finalizarlo (las que había concluido las destruyó un incendio en 1945).

Como consecuencia de este episodio, ya no volvió a recibir encargos oficiales, pese a lo cual realizó gran cantidad de telas, en primer lugar paisajes plasmados con una concepción muy peculiar de la perspectiva y en los que predominan las tonalidades verdes, y después, sobre todo, figuras femeninas, que constituyen lo más conocido y valorado de su producción.

¡Comparte esto con tus amigos!

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará.