Sabor y tradición: vino, cocina y convivencia en un Heurigen austriaco

El Heurigen austriaco se puede describir de la siguiente forma: A fines de los meses de verano y otoño, una pintoresca ciudad en la franja vinícola de Austria ofrecerá una vista peculiar: un manojo de ramas adherido a la puerta o pared de una casa. Este letrero a menudo lo invita a una atmósfera llena de risas joviales desde el interior de la casa o su patio trasero, revelando una escena de jolgorio sociable.

Deliciosa comida y copiosas cantidades de vino adornan las largas mesas de madera, que están rodeadas por una animada multitud de personas que entablan una animada conversación mientras saborean las delicias y la compañía.

¿Qué es el Heurigen?

Este acogedor lugar, conocido como Buschenschank, es un elemento fundamental de la cultura austriaca. Es un entorno rústico similar a una posada, llamado así por el distintivo manojo de ramas (Buschen) que marca su entrada. El paquete sirve como una invitación a los patrocinadores potenciales de que Buschenschank (-Schänke) está abierto. El lugar también se conoce a menudo como Heurigen, que se traduce como “este año” en austriaco.

Este apodo se refiere tradicionalmente al vino joven del año, que está disponible para comprar por copa, garrafa o en botella. Durante el período de cosecha de la uva, a fines del verano o principios del otoño, el Heurigen también sirve jugo de uva fresco (Most) y jugo de uva añeja en fermentación (Sturm). El contenido alcohólico del Sturm puede variar, influenciado por su edad y contenido de azúcar.

Heurigen en Styria

Acompañando a estas deliciosas bebidas, encontrará una variedad de refrigerios principalmente fríos. Las tablas de queso rellenas con una variedad de quesos duros y blandos y grandes trozos de pan con varios productos para untar son ofrendas básicas en la mayoría de los Heurigen. En los viejos tiempos, la gente traía sus comidas para acompañar el vino.

La música en estos lugares es típicamente tradicional, y generalmente en vivo. Los músicos locales, típicamente equipados con guitarras y acordeones, entretienen a los clientes con melodías vienesas tradicionales centradas en la apreciación del vino y el encanto de Viena. Esta música es tradicionalmente conocida como Schrammelmusik, aunque hoy en día se toca todo tipo de música folclórica de la región.

Historia del Heurigen

La historia de cómo comenzó esta tradición austriaca profundamente arraigada es un misterio para muchos en la generación más joven. El origen del Heurigen se remonta a un edicto dictado por el emperador José II en 1784, que permitía a todo el mundo vender comida casera, vino y zumos de frutas sin necesidad de un permiso especial. Este decreto se promulgó después de que algunos dueños de posadas en un pequeño pueblo en el condado de Görz protestaron contra su Señor, el Conde Delmetri, quien pretendía restringirlos a servir vino exclusivamente de su bodega. Por lo tanto, los enólogos comenzaron a vender sus productos en sus propios hogares, a menudo para presentar al público sus últimas creaciones de vino.

Un Heurigen típico opera solo por un tiempo limitado, dado que los viticultores necesitan tiempo para producir sus deliciosas ofertas. Esta pieza auténtica de la cultura austriaca todavía se puede experimentar hoy en día, con numerosos Heurigen que salpican las regiones vinícolas de Austria. Baja Austria, Estiria, Carintia y Burgenland son particularmente conocidos por su Heurigen. Viena también cuenta con una vibrante tradición Heurigen, con casi 230 bodegas que producen más de 1,5 millones de litros (o cerca de 400.000 galones) de vino. El distrito de Döbling es famoso por sus viñedos y Heurigen, ubicado en la colina de Kahlenberg, ofrece una vista impresionante de la ciudad.

La “calle del vino” de la Baja Austria, que se extiende 830 kilómetros, es un destino favorito entre los entusiastas de Heurigen, con Most y Sturm fluyendo en abundancia. La tradición Heurigen muestra los esfuerzos de Austria para salvaguardar y honrar su patrimonio cultural rico y diverso. El valor austriaco de Gemütlichkeit —acogedor, amistoso y una sensación general de paz y buen humor— es particularmente evidente en el ambiente tranquilo, sociable e indulgente de un Heuriger.

Centro Austriaco Heurigen Kahlenberg Vienna

Comida típica del Heurigen

De hecho, una visita a un Heurigen austriaco estaría incompleta sin una inmersión profunda en las deliciosas y tradicionales ofertas gastronómicas que acompañan al vino. Estos establecimientos rústicos, similares a posadas, sirven una tentadora selección de comidas abundantes, en su mayoría frías, que combinan a la perfección con los vinos locales.

Una característica clave de la comida Heurigen es el Brettljause, un plato tradicional austriaco que se sirve en una tabla de madera, o ‘Brettl’. Por lo general, incluye una variedad de embutidos como el Speck (tocino ahumado), varios tipos de salchichas y, a menudo, paté de hígado. Esto se acompaña de pepinillos en escabeche, cebollas y, a menudo, incluye rábano picante. Lo más destacado de la Brettljause son los quesos de producción local que varían de una región a otra.

Heurigen también sirve una variedad de pastas para untar o ‘Aufstriche’. Estas son pastas espesas y sabrosas que se pueden hacer con cualquier cosa, desde queso y hierbas, hasta hígado y frijoles. Estas pastas para untar se sirven con un pan denso y oscuro conocido como ‘Bauernbrot’, que está hecho de centeno y trigo, y es un alimento básico en la cocina austriaca.

Centro Austriaco Heurigen Brettljause

Otro alimento tradicional que se ve a menudo en un Heurigen es el Liptauer, un queso para untar picante preparado con queso de leche de oveja, mantequilla, semillas de alcaravea, paprika, cebollas y otros ingredientes. Se saborea particularmente en una rebanada de pan de centeno.

Para los golosos, también puede encontrar una selección de pasteles austriacos clásicos como Apfelstrudel, un hojaldre relleno de manzanas dulces con especias de canela, o tal vez una porción de Powidl, un tipo de mermelada de ciruela que a menudo se sirve con pan o utilizado como relleno en platos dulces.

En el pasado, los clientes incluso traían sus propias comidas para disfrutar con el vino en un Heurigen, pero ahora, la mayoría de los Heurigen tienen un extenso menú de platos austriacos abundantes y caseros para disfrutar. El encanto de un Heurigen radica no solo en el ambiente, la música y el vino, sino también en la oportunidad de degustar la cocina tradicional austriaca en un entorno verdaderamente auténtico.

Contenido relacionado: Gruner Veltliner: Una Joya Austríaca en el Mundo del Vino 

En noviembre de 2023, el Centro Austriaco México reanudará su tradicional Heurigen interrumpido por el COVID. ¡Este se llevará a cabo el 11 de noviembre y tendrá lugar en la residencia de la Embajadora de Austria: Dra. Elisabeth Kehrer!

¡Comparte esto con tus amigos!

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará.